#FollowMyDay
en Chicago

Anastasia Temnenkov

Auxiliar de vuelo (29 años, en SWISS desde 2010)

«Chicago fue mi primer vuelo de larga distancia con SWISS. Esto hace que para mí esta ciudad vaya unida a tantos recuerdos positivos», cuenta Anastasia. Chicago no solo ha cautivado a Anastasia por su impresionante arquitectura, sino también por su enorme variedad. «Por un lado, el barullo de la gran ciudad; por otro, un paseo descalza pisando la arena de la orilla del lago Míchigan – simplemente maravilloso».

Chicago también se conoce como «la ciudad de los vientos». Es recomendable visitarla en primavera o verano. Y es que en invierno puede ser desagradablemente fría y ventosa: rindiendo honores a su seudónimo. La ciudad también se presenta como «la ciudad del Jazz». Los grandes de la música como Louis Armstrong influenciaron al «Chicago Jazz» de forma impactante. SWISS vuela a Chicago (ORD) a diario desde Zúrich (ZRH).

img_5085.jpg

original-img_5189.jpg

¿Cómo se empieza el día con energía en Chicago? ¡Con un clásico desayuno americano! «Eggy’s Diner ofrece una gran variedad de tortitas, tortillas y un largo etcétera. Y para los indecisos, incluso de ofrecen combinaciones de desayuno en las que se pueden pedir diversos platos de la carta. ¡Es simplemente genial!»

original-img_5184.jpg

Una playa en plena jungla de rascacielos. ¿Que dónde podemos ver esto? ¡Pues en Chicago! «Como el Lago Míchigan es tan grande y se extiende por varios estados federales, uno tiene la sensación de estar a orillas del mar». Para Anastasia, visitar la ciudad siempre merece la pena: «Me encanta relajarme aquí, bañarme y disfrutar de la brisa fresca. ¡Es maravilloso!» Justo al lado de la Oak Street Beach hay un bar que invita a hacer una parada.

original-img_5187.jpg

original-img_5186.jpg

original-img_5183.jpg

Museo, cine y noria en uno: en el Navy Pier podemos ver todo lo que hace se ilumine que la mirada del turista. El puente del lago tiene una longitud aproximada de un kilómetro y no solo invita a pasear, sino que también alberga la noria de 47,5 metros de altura. El motivo principal de Anastasia para visitar este lugar está claro: «¡La noria! Y es que no es tan solo un bello motivo fotográfico: desde allí arriba uno puede disfrutar de unas magníficas vistas del Lago Míchigan. ¡La más pura sensación de estar de vacaciones!»

cheesecake.jpg

original-img_5169.jpg

Como seguidora de la serie de culto «The Big Bang Theory», para Anastasia una parada en la Cheesecake Factory es prácticamente obligatoria. «Aunque aquí no nos encontremos con Penny, Sheldon o Howard, disfrutaremos con pequeñas y grandes bombas calóricas». Además de todo tipo de creaciones de tarta de queso, el local también ofrece platos calientes. La recomendación de Anastasia: «La American Cheeseburger. Opcionalmente se sirve con patatas fritas o una ensalada verde». ¡Pero ojo! «Quien piense que primero puede pedir una hamburguesa y después un pastel de queso, cambiará de idea rápidamente. Quien no quiera reventar, deberá tener prioridades a la hora de elegir su menú».

original-img_5181.jpg

original-img_5173.jpg

Después de que Anastasia ya haya volado por encima y paseado por la orilla de sus aguas, ya solo le falta navegar por ellas. Hablamos, para ser exactos, de laaguas del Chicago River, de 251 kilómetros de longitud. «Si uno no se marea, será indispensable reservar una vuelta por barco por el Chicago River». Especialmente recomendable durante la puesta de sol: «Le esperan unas vistas inolvidables de la silueta de Chicago».

Para cenar, en el Sweetwater Tavern and Grille no se andan con chiquitas cuando se trata de comer. Al más típico estilo americano. «Aquí encontramos hamburguesas, alitas de pollo... y también pequeños entrantes como las pitas de tomate y mozzarella o rollitos de pollo. ¡Increíblemente deliciosos!» Los amantes de los aperitivos también estarán a sus anchas aquí: «Además, también hay una gran variedad de diferentes tipos de cerveza y cócteles. Mi sugerencia: el cóctel ‘Cranberry-Mint’».

original-img_5159.jpg

original-img_5160.jpg

original-img_5179.jpg

original-img_5190.jpg

La guinda de este día repleto de experiencias deberá ser también de lo más imponente. ¡Vamos arriba! Concretamente, a 344 metros de altura. El John Hancock Center tiene 100 plantas. Anastasia recomienda una visita a su Signature Lounge , día o noche, ya que merece la pena a pesar de su alto precio: «Allí se puede tomar una deliciosa copa disfrutando de unas vistas impresionantes. ¿Qué más se puede pedir?