#FollowMyDay
en Niza

Pierre König

Piloto (24 años, en SWISS desde 2015)

Desde septiembre de 2015 Pierre König trabaja como piloto en SWISS. El joven de 24 años ya se quedó fascinado con la ciudad portuaria de Niza nada más verla desde el aire: «La aproximación es todo un reto, pero también una de las maniobras más bellas e interesantes de la red de trayectos.» Para Pierre, Niza cuenta con una gran ventaja en relación con otras ciudades: la playa. «Después del aterrizaje, camino del hotel, el sol, la playa y las palmeras te reciben cálidamente, en el sentido más estricto de la palabra. »

La ciudad portuaria francesa tiene mucho que ofrecer: no sólo alberga lujosos clubs de playa y yates. La cosmopolita localidad esconde un montón de sorpresas y se puede explorar de muchas maneras. SWISS vuela a Niza (NCE) desde Zúrich (ZRH) diariamente.

wingshot.jpg

10:00

Durante el breve vuelo de Zúrich a Niza, Pierre puede disfrutar de un copioso desayuno. Fruta fresca, panecillos, embutido y queso permiten empezar la jornada con buen pie. Y en muy poco tiempo, ya está el avión en Niza. Durante la aproximación, la ciudad portuaria ya se presenta con su mejor cara.

promenade.jpg

11:00

Si llegamos a Niza antes del mediodía, podemos aprovechar el tiempo para recorrer el paseo marítimo haciendo jooging en dirección Mont Boron. Y si no nos apetece correr: también podemos hacer la ruta en patines sin mayor dificultad. Los madrugadores tendrán su particular recompensa: «Contemplar el amanecer es una visión impagable. Este espectáculo del sol elevándose entre las montañas... ¡es simplemente grandioso!» Pierre se lo ha perdido por esta vez, pero el itinerario también es increíble a la luz del día.

cocobeach.jpg

12:30

Cuando llegamos a la playa Coco Beach, al viajero le salen al encuentro unas vistas espectaculares y aguas cristalinas. «Aquí se esconden muchas calas de carácter privado, cobijadas entre espolones rocosos.» Estos refugios los visita sobre todo la gente del lugar y se consideran rincones secretos que nadie quiere desvelar.

lunch_nce_01.jpg

13:00

Tanto deporte despierta el apetito. Para comer, podemos optar por un sabroso pescado en La Focaccia. El tradicional restaurante encandila a sus comensales con sus especialidades mediterráneas.

14:00

Bien cargados de energía lo recomendable es otra excursión junto a la playa hasta el Château de Nice. Podemos hacerla en bicicleta o a pie. «Aunque la ruta es bastante exigente, merece la pena incluso sólo por el camino.» Y es que el castillo prácticamente emerge por encima del casco antiguo. Degustando una copa de vino o un helado, disfrutaremos el doble de las vistas desde el castillo.

17:00

Después de un descanso contemplando el espectacular panorama, vale la pena echar un vistazo a las callejuelas de los alrededores. Y podemos hacerlo de una forma muy particular: «En la playa hay varias casetas turísticas donde nos ofertarán rutas en Segway.» La ruta circular de 30 minutos a lo largo del paseo marítimo, atravesando el casco antiguo y con una paradita en el centro cumple todas las expectativas de una visita turística. En cualquier caso, a Pierre le parece apasionante: «¡Me encanta, me divierte muchísimo!»

17:30

Para poner el broche final a esta jornada pletórica de actividad se recomienda disfrutar una vez más de las asombrosas vistas de Niza. La sugerencia de Pierre: el Aston La Scala Nice. No sólo es un bar de copas en una azotea, sino que el local también acoge un restaurante con una oferta espléndida. «Me encanta despedir la velada con una copa mientras contemplo las vistas de la ciudad, la playa y el Promenade du Paillon». Al día siguiente, la jornada de Pierre arranca temprano, a las 06:55 horas, volando de vuelta a Zúrich.