#FollowMyDay
en Mascate

Kim Annabelle Werlen

FCCM y Sales Executive Key Accounts (30 años, en SWISS desde 2008)

Kim Annabelle Werlen pronto cumplirá diez años trabajando para SWISS y hoy os llevará a las mil y una noches. Os guiará por la capital del sultanato de Omán, por Mascate. Como Kim tan solo pasa una parte de su tiempo de trabajo más allá de las nubes, cada uno de sus vuelos le aporta la máxima satisfacción. La histórica ciudad de Mascate, con su floreciente vida oriental, es, sin lugar a dudas, una de sus favoritas. «Omán es un país maravilloso, con una tradición árabe fascinante», afirma Kim entusiasmada. Nos acompaña durante todo un día por la perla del golfo de Omán.

Las edificaciones de un blanco irisado de Mascate orlan una pequeña bahía. Están rodeadas de montes áridos, y por el mar azul radiante con un sinfín de playas. Las mezquitas y los palacios de la ciudad son testigos de una historia milenaria en la que los persas, árabes y también los portugueses dejaron sus huellas. La arquitectura de la ciudad refleja estas influencias de forma notable: los ornamentos rebosantes de arabescos de sus casas, las calles asombrosamente coloridas y un pequeño puerto adornan la bella ciudad. La mejor época para visitar Mascate es entre noviembre y abril. SWISS vuela a Mascate (MCT) a diario desde Zúrich (ZRH).

wingshot.jpg

08:00

Habboh Café es un lugar fantástico para empezar el día con tranquilidad. «Aquí te deleitan con un desayuno delicioso, hecho en casa», cuenta Kim. «El nombre le va estupendamente, ya que “Habboh” significa abuela en árabe».

moschee.jpg

09:00

¡A descubrir la ciudad! La mezquita del del Sultán Qabus, también conocida como “Gran mezquita”, puede ser visitada por cualquier persona que vaya con ropas adecuadas para hacerlo. La mezquita, inaugurada en 2001, es una de las más grandes e impresionantes de la región. «Uno no puede perderse la mezquita del Sultán Qabus, en la que definitivamente destacan sus exquisitos y elaborados paneles de madera, la alfombra persa de 21 toneladas y la gigantesca lámpara de araña de cristal», explica Kim entusiasmada. La mezquita puede visitarse durante las mañanas de sábado a jueves.

oase_01.jpg

oase_03.jpg

oase_04.jpg

10:00

Tras nuestra excursión cultural, nos adentramos en la naturaleza, y vamos a los oasis de Wadi Shab. La mejor forma de llegar a los oasis, ubicados a apenas 150 km de Mascate, es alquilando un coche. Kim adora los verdes wadis: «La naturaleza es fascinante: las pozas naturales están rodeadas de palmeras e higueras silvestres. ¡Aquí uno puede refrescarse de lo lindo tras pasear por el paisaje de arena!»

13:30

Tras la excursión a los oasis, ¡poco a poco se nos abre el apetito! A Kim le encanta el Copper Restaurant. Aquí da gusto dejarse agasajar, en un ambiente urbano, con una deliciosa hamburguesa y unas patatas fritas. «Algo totalmente diferente al desayuno oriental para la cena», piensa Kim.

beach_01.jpg

15:00

Uno no debería nadar con el estómago lleno, pero al menos podemos refrescarnos los pies en la playa urbana de Qurum. «¡La extensa playa es preciosa! Aquí podría pasarme horas paseando y disfrutando de las vistas al mar en uno de las numerosas cafeterías», suspira Kim.

16:30

Tras caminar durante aproximadamente una hora por el paseo marítimo, Kim se permite hacer una pequeña pausa en la cafetería al aire libre Kargeen: «Este lugar tiene un encanto especial que me llega al alma». Aquí se disfruta, bajo la luz de las lámparas de aceite multicolores de auténticas delicias árabes al estilo Mezze, como por ejemplo «Kabsa» o  «Shuwa». También hay un maravilloso café recién molido con un fino pastel de dátil.

market_02.jpg

market_03.jpg

18:30

Tras la relajada tarde, ahora toca aguzar nuestros sentidos para regatear. En el vivaz zoco de Mutrah se respira un aire repleto de especias e incienso y uno encuentra todo tipo de detalles preciosos. También destacan los objetos de arte omaníes, las telas y los textiles tradicionales, especias, bisutería y un largo etcétera. «No se pierdan el zoco: ¡es toda una experiencia!», cuenta Kim. «Otro punto estelar es el cercano mercado de frutas y pescado».

cave_01.jpg

cave_02.jpg

20:30

Tras las compras, tenemos varias opciones: Bien disfrutar de la puesta de sol en el puerto, o bien visitar la última recomendación de Kim: el restaurante The Cave, decorado con mucho cariño. «Desde la terraza, las vistas hacia el barrio de Ruwi son grandiosas», revela Kim. «¡Y la comida es fantástica!»