#FollowMyDay
en Lisboa

Deeran Enjergholi

becario para redes sociales (27 años, en SWISS desde 2017)

Deeran trabaja para SWISS en el área de marketing para medios sociales. Por eso, durante su labor diaria sus viajes consisten más bien en recorrer el mundo en Internet. Pero, a nivel privado, le gusta explorar a menudo otros países y ciudades. Una ciudad que le ha hechizado especialmente es :Lisboa. En gran medida porque la capital de Portugal fue su hogar durante un intercambio de seis meses: «¡Lisboa es muy dinámica y multifacética!» SWISS vuela a Lisboa (LIS) a diario desde Zúrich (ZRH) y Ginebra (GVA).

En la "ciudad de la luz", el sol brilla alrededor de 300 días al año, por lo que cualquier época del año es ideal para visitarla. En verano, las temperaturas pueden llegar a alcanzar los 37 grados, pero por las tardes el ambiente refresca agradablemente. «Además de sus fantásticas playas con beachclubs de ambiente casual, en Lisboa encontramos edificios de gran belleza y monumentos históricas.»

img_2651.jpg

img_0697.jpg

img_1783.jpg

La visita a esta atracción turística es obligatoria: Padrão dos Descobrimentos o el Monumento a los Descubrimientos. La escultura honra la memoria del Infante Don Enrique, el navegante, quien en el siglo XV se convirtió en el gran impulsor de los descubrimientos a lo largo de toda la costa de África occidental. «El monumento hace las veces de mirador y desde aquí se tienen unas vistas espectaculares del Ponte 25 de Abril

img_1696.jpg

Para cuando nos entre algo de hambre, nada mejor que degustar el tradicional dulce "pasteis de nata". Estas deliciosas tartaletas de hojaldre rellenas con crema son una absoluta delicia. Deeran recomienda probar los dulces bocados en la Manteigaria Fábrica de Pasteis de Nata . «En esta pastelería se puede disfrutar plácidamente de la tartaleta junto con una infusión o un café. Los más golosos pueden probar los pasteis de nata espolvoreados con canela o azúcar glas.»

img_7501.jpg

Con energías renovadas, emprendendemos una pequeña excursión. A 30 minutos de Lisboa en coche se sitúa el Castelo dos Mouros, los restos de un antiguo recinto amurallado. «Este corto paseo por la montaña bien merece la pena. Una vez arriba nos esperan unas increíbles vistas del Parque e Palacio Nacional da Pena, un palacio construído sobre un cerro peñascoso que acoge una de las arquitecturas más eclécticas de la historia.» Aquí confluyen historia, arquitectura y vistas al mar.

img_1695.jpg

De vuelta a la ciudad, es el momento de adecentarse un poco y lo mejor es acudir al Figaro’s Barbershop. «Aquí reina un ambiente maravilloso: el de una clásica barbería. A los clientes que esperan su turno se les inivita a cerveza para que soporten mejor el tiempo de espera. ¡No obstante, esperar merece la pena!»

img_0891.jpg

En pleno centro de Lisboa se ubica Praça do Comercio; la Plaza del Comercio. Situada entre el río Tajo y el fantástico casco antiguo Baixa-Chiado. «Es donde coinciden patinadores, músicos callejeros y turistas. ¡Me encanta deambular por estos rincones!»

img_0894.jpg

«Para prepararnos a disfrutar de la noche, el mejor lugar de la ciudad es la zona de Miradouro de São Pedro de Alcantara / Bairro Alto. » Aquí se suceden un bar tras otro, atrayendo a numerosa gente joven. «En estas calles he conocido a un montón de gente interesante. La zona está considerada el sitio de moda y es el barrio hipster para salir de noche por excelencia.»

img_2117.jpg

Los amantes del marisco descubrirán un lugar ideal en Cervejara Ramiro . «El tradicional local luso es tremendamente famoso por su cocina fresca, por lo que hay que contar con largas esperas.» Por cierto, una recomendación secreta: «después del segundo plato, hay que dejar hueco para una ración de cordero y pan. Aunque no aparezca en la carta, ¡está absolutamente delicioso!»

img_1019.jpg

Si en lugar de marisco, nos apetece más degustar una buena carne, nada mejor que hacer una visita a Sala de Corte. «La carne está increíblemente sabrosa y las raciones son muy generosas. ¡Una gozada garantizada!»

bbeb3773-7abe-4cad-9000-29ef69c45398.jpg

En Cais da Favorita se puede disfrutar tumbado de la puesta de sol. «Un antiguo barco, ahora en dique seco, se ha convertido en un bar de moda. Con unas maravillosas vistas del puente colgante Ponte 25 de Abril lpodemos relajarnos en una tumbona mientras tomamos una copa.»

185a68a4-88b1-455e-997e-f23174360e93.jpg

Otra forma de contemplar la puesta de sol es desde Miradouro. Este mirador es fantástico: «Desde aquí se puede ver toda Lisboa. Y además, la plaza siempre está muy concurrida.» Entre los músicos callejeros y los mercadillos que a veces se celebran, se crea un ambiente encantador. «El rincón perfecto para culminar este día repleto de vivencias.»