#FollowMyDay
en Atenas

Andri Büttner

segundo piloto (26 años, en SWISS desde 2014)

Andri hace realidad su sueño: recorrer el globo mientras trabaja de piloto. No obstante, para visitar su destino preferido no hace falta irse tan lejos de viaje: «Atenas es una atractiva ciudad. He estado allí ya muchas veces, pero siempre descubro algo nuevo.»

Historia, cultura y economía: todo ello convierte a Atenas en la ciudad más importante de Grecia. En estos tres ámbitos hay una inmensidad de cosas por descubrir. «Me encanta esta ciudad. De lo más arcaico a lo más flamante: ¡aquí se encuentra de todo!» Gente de todo el mundo viaja a Atenas, no solo por sus visitas turísticas, sino también por los placeres culinarios que brinda. Como en verano los termómetros pueden subir mucho, lo más recomendable es descubrir la ciudad en primavera o en otoño. «Además, en esas épocas del año no hay tantos turistas.» SWISS vuela a Atenas (ATH) a diario desde Zúrich (ZRH) y varias veces a la semana desde Ginebra (GVA).

cockpitpic1.jpg

cockpitpic.jpg

cockpitpic2.jpg

lulusbakery1.jpg

¡Lo primero es desayunar! «En Lulu’s Bakery sirven todo tipo de repostería recién hecha y un café realmente bueno.» Además, el establecimiento se localiza en pleno centro de la ciudad y desde aquí se puede llegar a todos los sitios caminando.

littlekook.jpg

littlekook-cake.jpg

Pasamos directamente a visitar uno de los edificios más llamativos de Atenas: el Little Kook. «El café no solo es peculiar desde fuera, sino también en su interior. Al entrar, uno se sumerge en un mundo de fantasía. ¡No hay que perdérselo!» Es el local perfecto para un día de lluvia o un descanso cuando solo se quiere picar algo: «Las tartas y el chocolate caliente están deliciosos.»

filopappouhill.jpg

Ahora toca ponerse en marcha. Un agradable sendero nos conduce por las callejuelas del barrio de Plaka directamente a la Colina Filopapo, a poca distancia de la Acrópolis. «Este mirador es realmente impresionante y las vistas del Ágora y de Plaka son indescriptíblemente bellas.»

novagea1.jpg

novagea.jpg

Al Nova Gea Juice Bar se acude para recibir una ración extra de vitaminas. «Aquí sirven una gran variedad de zumos recién exprimidos. ¡Y todos están buenísimos!»

thanasis2.jpg

Para el almuerzo se puede uno acercar al restaurante Thanasis. «¡Aquí sirven los mejores souvlaki del lugar!» Son brochetas de carne con diferentes especias y se consideran una especialidad griega. «Típicamente griego y ¡para chuparse los dedos!»

olympicstadion.jpg

Es hora de quedarse impactado! El Estadio Panatenaico es el lugar en el que se celebraron los primeros Juegos Olímpicos de nuestra era, en 1896. «El estadio también se utilizó durante los últimos Juegos Olímpicos de Atenas. Definitivamente, bien merece una visita.»

lycabetushill2.jpg

lycabetushill.jpg

¿Estás listo para un paseo de 20 minutos con algunos obstáculos que superar? Entonces, éste es el lugar ideal.«Sorteando gatos salvajes y tortugas se alcanza la cima de la montaña de Atenas, la Licabeto.» Mide 277 metros y aquí también se puede llegar utilizando un funicular. De una forma o de otra: la visita bien merece la pena. «En la colina se sitúa una preciosa capilla ortodoxa. Y justo al lado hay un pequeño restaurante donde tomar alguna bebida fresca. Y nos esperan unas vistas privilegiadas de la ciudad de Atenas.»

anafiotika_01.jpg

anafiotika_02.jpg

¡Llega el momento de degustar una suculenta cena! A lo largo de las escaleras del barrio de Plaka, se concentran un gran número de restaurantes griegos. Pero uno muy recomendable es el Anafiotika: «No solo porque la atención es muy buena y la comida excelente, sino también porque la ubicación del local es simplemente de ensueño. En el verano se puede comer en la azotea y en el invierno delante del fuego de la chimenea. ¡Sencillamente maravilloso!»

sixdogs1.jpg

Ya sea para una copa o si la noche se presenta larga: en Sixdogs la clientela se queda encantada. «Gente con estilo, buenas copas y un ambiente genial: este bar de copas no deja a nadie indiferente. Y si lo que apetece es algo más tranquilo, uno también puede sentarse en el inmenso patio rodeado de árboles. ¡Me encanta venir aquí!»